Soy yo: reseña de Beatriz Gimeno.

madrid (4)

Beatriz Gimeno, escritora y actvista social

Leo bastante poesía, de todo tipo, una me gusta más que otra, pero ya pocas cosas me impactan porque he leído mucho. El libro de Txus me impactó porque, independientemente de su calidad, reconozco que me golpeó muy dentro, que me llegó al hueso. Eso es porque he podido leerlo como el itinerario poético de una vida que podría ser mi propia vida.

Ella nos presenta a una niña no niña que es asignada a un lugar al que no pertenece; es un no lugar o un lugar en la frontera. Esa es ella, esa era yo. Una niña que no encaja en el lugar de las niñas de braguitas con encajes y con lazos, que no se ve como una niña, que se ve gorda y fea. Enseguida, en la adolescencia aparece el deseo como el hilo conductor de todo, del tiempo, del dolor, pero también como la posibilidad cierta de cualquier felicidad. El deseo como fuerza vita, como camino que se abre ante ella y que llama a ser recorrido. Sin embargo, cualquier realización del deseo pasa por el reconocimiento en la mirada ajena, y quien está fuera del campo visual habitual es, simplemente, invisible. A algunas nos colocaron desde el principio más allá de donde alcanza la vista de los otros, de las otras; algunas fuimos creciendo allí donde nadie puede mirarte con deseo. Y eso duele.

Txus lo escribe: “pasé mi adolescencia odiando y llorando“. La razón: “ni siquiera me miran”. Y el problema es mucho mayor cuando te gustan todas: “masculinas, femeninas, intersex, andróginas, solteras, casadas, monjas, viudas, enamoradas. Ellas. Todas”. Cuando te gustan todas pero ninguna de ellas te mira es cuando aparece el sufrimiento. A mi también me gustaban todas y a mi tampoco me miraban. El lugar en la frontera de Txus era su aspecto de no niña, el mío era la enfermedad.

A partir de aquí, hay quien se conforma (y muchas mujeres se conforman con facilidad), hay quien utiliza la santa paciencia, la resignación cristiana, la media naranja, el “alguien aparecerá…”. Pero hay quienes no nos conformamos y comprendemos en seguida que hacerse visible a la mirada ajena, hacer que nos deseen, es sólo una cuestión de estrategia. Hay que saber conducir la nave, hay que utilizar técnicas, tener un método. Yo siempre lo éxplicaba así: “Hay que aprender a brillar”. Txus aprendió a brillar magnificamente, yo también.

Así, he leído el libro de Txus con la emoción de enfrentarme a una especie de poema épico antiguo en el que se me ha permitido seguir  su itinerario vital, desde niña no niña, desde su no- lugar asignado y rechazado, hasta su autoconciencia del deseo y la convicción de la necesidad de utilizar estrategias; a la convicción de que es posible aprender a provocar el deseo en la mirada ajena.  Es cierto que hay que esforzarse pero al final te ves compensada con creces.

Finalmente Txus se salva cuando, como en todo poema épico, nuestra  héroe llega a su patria, al lugar en el mundo al que se pertenece en realidad, y éste es para ella  -también para mí- el lugar del cumplimiento del deseo y del amor. Ese es el lugar de la salvación. La salvación, ella misma lo dice…”es poder vivir sin miedo”. O cómo también escribe: : “la salvación es el beso (…) Nada más que eso”. Yo lo suscribo, la salvación es el beso, no hay nada más que eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s